Páginas

LA VENTANA INDISCRETA



LA VENTANA INDISCRETA
(relato verídico)


Llevo un par de años viviendo en este piso. En mi casa siempre me ha gustado estar desnuda cuando el clima lo permite, y desde el primer día lo he puesto en práctica.

Los espacios que más uso de mi piso son el salón y el dormitorio, y ambas ventanas miran hacia otro bloque a pocos metros de distancia. En él, vive una pareja algo mayor que yo. 

A ella, suelo verla a menudo asomada a la ventana o simplemente limpiando. A él, suelo verlo asomado esperando a que me tumbe en mi sofá desnuda, a que me ponga a trabajar con mi portátil o simplemente a leer un libro. Creo que hasta tiene mis horarios controlados. En otras ocasiones, en cambio, lo hace tras su cortina. Sospecho que eso solo ocurre cuando se encuentra solo en casa.

La primera vez que fui consciente de él, fue una calurosa tarde de domingo. Mi ventana estaba abierta de par en par, y yo me encontraba tumbada en el sofá a punto de ver una película porno. Sobre mi mesa tenía todo mi arsenal de juguetes porque sabía que no pasaría ni media hora antes de que empezase a usarlos. Me tumbé cómoda y cuando me disponía a poner la película, me percaté de él asomado a su ventana y mirando descaradamente hacia la mía. Al principio me quedé parada unos segundos, pensando incluso en bajar mi persiana, pero enseguida mi vena exhibicionista afloró, por lo que la dejé bien abierta, tal y como estaba.

Puse la película aunque realmente sabía que apenas miraría para ella, ya que la situación que se presentaba, me excitaba aún más. A los pocos minutos de estar viéndola, notaba como mi sexo se iba hinchando y sabía que no era por ella.

Por el rabillo del ojo veía como él seguía mirando hacia mi ventana descaradamente, y mi excitación iba en aumento segundo a segundo. Cogí uno de mis vibradores, el más largo y grande que tengo, y comencé a lubricarlo metiéndolo entre mis piernas frotando mi sexo arriba y abajo. Sentía como mi humedad iba en aumento y como iba resbalando hasta mi perineo. Mientras lo hacía, mis dedos acariciaban y presionaban mi clítoris hinchado. Notaba mis labios palpitando, doloridos por la tremenda excitación.

Disimuladamente, volví a mirar hacia mi ventana pero él ya no estaba. Por un momento pensé que nunca había estado mirando, que todo había sido fruto de mi imaginación, pero una vez agudicé mi vista, noté una silueta tras su cortina. Se había escondido tras ella. Eso aún me excitó más porque supuse entonces que se estaría masturbando.

Abrí bien mis piernas mirando hacia él para que pudiese intuir todo mi sexo abierto al ser penetrado por mi vibrador. Comencé a follarme, metiéndolo hasta el fondo y sacándolo por completo y así poder meter también mis dedos y notar toda la humedad. Sentía como mi flujo salía hasta el punto de notar un pequeño charquito en mi sofá de piel.

Un incontrolable orgasmo hizo que mi cuerpo se tensase arqueando por completo mi espalda y obligándome a sacar el vibrador totalmente.

Abrí mis ojos y vi como la silueta continuaba tras la cortina, sospechando que se estaba tocando viéndome a mí. Tras ese primer orgasmo llegaron otros más.

Ese fue el primer día de nuestra “relación a distancia”. Ha habido muchísimos otros, donde me ha visto masturbarme a solas, follando por las noches con la ventana abierta y la luz encendida, y hasta en una ocasión con mi mejor amiga horizontal, una tarde en la que le dedicamos un “numerito” que con seguridad no olvidará en su vida.

Nunca nos hemos cruzado por la calle, y si ha ocurrido, él ha sido tan discreto que nunca me he enterado. Gracias a esa inteligente discreción seguirá disfrutando de esas vistas que le brindo más de una vez al mes.

7 comentarios:

  1. A eso se llama poner la miel en los labios.
    ¡Eres cruel cuando quieres! ;-)

    ResponderEliminar
  2. Hace años tuve una vecina así... era genial,y muy divertido...

    Casi Nadie Lo Sabe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora toca que algún/na me dé a mi esa alegría... ;)

      Eliminar
  3. En la vida es valioso saber cuál es tu sitio... si te toca quedarte detrás de la cortina, pues te quedas XD.

    Buen relato.

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja... mira lo que gana por ello... ;)

    ResponderEliminar
  5. HABER SI AHORA SI LO DEJO ESCRITO.¡¡¡BUAHHHHH!!!EXCELENTE SACAS A FLOTE EL LADO MAS MAGICO DE LA INSINUACION,EL EROTISMO TODOS LOS VALORES Q M GUSTAN.ERES INCREIBLE...NO ME HA GUSTADO ME HA ENAMORADO Y HASTA M HA DADO UN POCO DECELOS TU VECINITO.Q SUERTE TIENE.YO SOY TAMBIEN DISCRETO PARA TU INFORMACION.UN BESITO LINDO..SIGUE ASI Y A VER SI M TOCA JAJAJA.CHAOOO

    ResponderEliminar